De amor me siento por vos acribillado

Fecha: 05/04/2000
De: WilliamTorres<torreswilliam@LatinMail.com>
Tema: hola!!!!!
Para: David Antonio Hernandez Santos<David.Hernandez@stud.uni-hannover.de>

hola, me llamo william, soy puertorriqueño y estudio música en roosevelt university en chicago. hace varios años una amiga, un ser muy especial, me regalo una antologia de poetas latinoamericanos. como se podrá imaginar pues en esa antología aparece uno de sus poemas: confesiones a la manera de la antigua y lirica usanza (creo que es el titulo correcto, perdone si fallé en algo, no tengo el libro conmigo). ese poema me cautivó desde la primera vez que lo leí, es como si me identificara, como si… la cuestión es que según se ve en el poema, dice II, segunda parte, así que siempre he buscado a ver si consigo la primera parte, o si hay más.

asi que le pido un favor, si me pudiera facilitar el resto del poema, o decirme como conseguirlo, se lo agradeceria con toda mi alma.

bueno, espero que todo le vaya bien.

un abrazo,

william

 

Fecha: 07/04/2000
De: David Antonio Hernandez Santos<David.Hernandez@stud.uni-hannover.de>
Tema: Re: hola!!!!!
Para: WilliamTorres<torreswilliam@LatinMail.com>

Querido William:

Me alegra mucho saber que te gusto el poema en mencion. Creo que en algun lugar de mi biblioteca tendre aun el libro de poemas donde salio publicado. Te prometo que lo buscare y la proxima semana te lo envio por este medio.

Te deseo lo mejor de lo mejor en tus estudios y estoy a tus ordenes en Alemania por si algun dia pasas por aca. Vivo en Hannover, en el norte de Alemania y me dedico a la literatura.

Vaya un fuerte abrazo y grandes saludos

David Hernandez

 

Confesiones a la manera de la antigua y lírica usanza

I

Realmente a estas horas que no son las usuales para el cambio de guardia,
caes tan mal,
como catarro en pleno invierno,
como la negación de la coexistencia pacífica,
como las blasfemias hechas lenguaje propio,
metafísica heroica, alimento de cada día.
Qué pensará el espectro de Vallejo,
si supiera que lo he devorado dos noches enteras.
Qué pensará el Comité Central,
si supiera que escribo poemas de amor,
mientras el enemigo se pasea rabioso,
dos cuadras arriba de casa rastreando nuestras huellas.

Sos tan bella,
que bastaría tu recuerdo,
y tu cuerpo de muñeca delgada y automática,
para teorizar sobre la estética materialista,
y no me harías quedar mal.

Y a la hora de partir para ya no volver,
regresarás como si hubieses estado presente siempre
detrás de aquél paisaje gris azulado,
detrás de aquellas colinas, de aquellos cerros,
de aquellos cafetales, detrás de aquellos días octubrescos,
porque no cabe otra palabra llena de octubre,
más exacta para mi canción que esa,
elaborada para odiar este instante, este intento
de borrar del diccionario aquella frase gastada
de terecordarésiempre
cuando ya ni siquiera aprendimos a olvidar
nuestros rostros encendidos por el viento y el silbido
de los aviones que pasaban en nuestras propias narices,
sin decirnos adiós siquiera,
sin comprender,
quizás,
que detrás de todo aquello se escondía el amor como gata caliente.
Detrás de tus lágrimas de muñeca automática,
de aquellos labios enfermos de blues y jazz,
de todo lo que significa cantatas
donde los músicos negros resalten por su voz, su color,
su alegría hecha tuya cuando rescatábamos,
al otro lado de lo cotidiano,
aquellos pasajes de retorno del país de las maravillas.

Retornar entonces,
vivencialmente heridos como naúfragos tirados a la playa,
llenos de heridas saladas por el mar.
Qué nos tocó entonces,
aliada de los días clandestinos,
de los obsecados deseos sexuales a temperatura fría
con vientos de más de cuarenta kilómetros por hora,
qué nos tocó vivir,
aliada de las ojeras especiales y de los pechos tibios,
sino este exilio a lo cotidiano,
por ahora.

II

De amor me siento por vos acribillado
siempre que tu recuerdo,
ese de los días conflictivos,
reviva los deseos de poseerte a la orilla de la noche,
sólamente nuestra por toda una edad glacial y salvaje,
donde del frío, únicamente seas vos mi defensa.
Que se derrumben entonces los ídolos de lo blasfemo que fuimos,
de los escrutadores,
de los que acaban mal paridos por una bala a quemarropa,
de los pobres poetas que juntan sus labios
a la leprosas tazas de las cafeterías de San Salvador.
Que se derrumben los arabescos del marxismo,
los paisajes naturales de Cuscatlán,
los mercados, las aceras, las mujeres hermosas,
los pordioseros, los pobres,
que se derrumben los sicoanálisis, los siquiatras,
porque,
a pesar de ello persistirás,
como persisten los niños después de las bombas,
las canciones de amor después de las masacres:
Te volvés entonces un sueño en tecnicolor,
sería mejor dejarte abandonada en cualquier esquina
de esta pobreza que cargo,
a la par de otros millones de compatriotas;
dejarte burlada como a una pobreza intachable,
como a cualquier penitencia repetida incansablemente,
para quebrantarla.

Seas entonces,
la paz no ganada,
la vía armada,
la manera de quererte,
la costumbre de volverse un transeúnte del peligro,
diariamente,
donde no vale para solventar la próxima página,
ni un día más de vida, ni tu sonrisa,
ni tu rostro largamente deseado,
ni tus ojos trashumantes en los sinfinales de mis cigarrillos,
ni la música que gozamos juntos,
ni la lectura de los clásicos del marxismo.
Valga la aclaración entonces,
transitamos el país de las maravillas emboscado por chacales,
y me cae como rayo tu recuerdo Gladys,
tal vez por ser el último cartucho.

David Hernández

(Del libro: En la prehistoria de aquella declaración de amor, El Salvador, 1977)

 

 

 

 

 

Anuncios

About William

Haciendo música y corriendo bici en Puerto Rico.
Esta entrada fue publicada en Latinoamérica, Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s